top of page

Color y toques étnicos
para una marca de joyas que desprende magia

Oromma es una marca de joyas artesanales capaz de transportarnos a lugares exóticos, místicos y lejanos. Y todo eso es lo que se trabajó en la sesión de fotos que hicimos para su página web. Un proceso muy especial para estas joyas de edición limitada.

Cada pieza es única, cada fotografía también

Materiales, pedrería, acabados… Las piezas de Oromma son una verdadera obra de arte, en la que su creadora juega con los elementos para dar vida a estas joyas. Y precisamente ahí estaba el gran reto de la sesión, en cómo conseguir unas fotografías para la web que pudiesen utilizarse para englobar las categorías y diseños, y mostrar a su vez lo especial de cada pieza.

Del minimalismo al kitsch

Decidimos trabajar con unas fotografías en las que por un lado combinásemos distintas piezas, creando estilismos muy potentes, mientras que las alternamos con otras en los que una única joya era la protagonista. Una sesión que iba de lo más minimalista a lo más kitsch, estilo en el que predominan el color y las formas, sin perder nunca ese punto étnico de Oromma.

Unas fotografías que muestran la potencia de estas joyas tanto en solitario, como combinadas con otras de la colección.

Una sesión cuidada al detalle

La sesión que hicimos para Oromma es un claro ejemplo de que cada fotografía tiene tras de sí una historia única. Seleccionamos cada pieza del catálogo en combinación con las demás y se hizo un gran trabajo con la modelo para conseguir posturas orgánicas en las que joyas tomasen el protagonismo de la escena, dejando tras de ellas en ocasiones tan solo una parte del rostro.

La importancia de elegir modelo