Color y toques étnicos
para una marca de joyas que desprende magia

Oromma es una marca de joyas artesanales capaz de transportarnos a lugares exóticos, místicos y lejanos. Y todo eso es lo que se trabajó en la sesión de fotos que hicimos para su página web. Un proceso muy especial para estas joyas de edición limitada.

Cada pieza es única, cada fotografía también

Materiales, pedrería, acabados… Las piezas de Oromma son una verdadera obra de arte, en la que su creadora juega con los elementos para dar vida a estas joyas. Y precisamente ahí estaba el gran reto de la sesión, en cómo conseguir unas fotografías para la web que pudiesen utilizarse para englobar las categorías y diseños, y mostrar a su vez lo especial de cada pieza.

Del minimalismo al kitsch

Decidimos trabajar con unas fotografías en las que por un lado combinásemos distintas piezas, creando estilismos muy potentes, mientras que las alternamos con otras en los que una única joya era la protagonista. Una sesión que iba de lo más minimalista a lo más kitsch, estilo en el que predominan el color y las formas, sin perder nunca ese punto étnico de Oromma.

Unas fotografías que muestran la potencia de estas joyas tanto en solitario, como combinadas con otras de la colección.

Una sesión cuidada al detalle

La sesión que hicimos para Oromma es un claro ejemplo de que cada fotografía tiene tras de sí una historia única. Seleccionamos cada pieza del catálogo en combinación con las demás y se hizo un gran trabajo con la modelo para conseguir posturas orgánicas en las que joyas tomasen el protagonismo de la escena, dejando tras de ellas en ocasiones tan solo una parte del rostro.

La importancia de elegir modelo

Hay rostros que trasmiten inocencia, otros experiencia, o elegancia… En FotoProStudio sabemos elegir a la modelo que mejor encaje con la marca y con lo que se quiere trasmitir en la sesión.

Para Oromma buscamos una mezcla de elegancia, con toque étnico y naturalidad. Queríamos una piel morena en la que resaltasen los colores vibrantes de las piezas, así como del maquillaje. Un cabello largo que pueda recogerse para dejar ver pendientes o soltarse para generar un look más urbano boho-chic en el que los collares y anillos de la marca encajan a la perfección.

Una parte más del proceso es nuestro casting, una fase imprescindible e importantísima para el trabajo de fotografía con modelo.

El mejor expositor: las manos

Uno de los requisitos de la sesión era mostrar las sutilezas que hacen que Oromma sea una marca de joyas artesanales. Ninguna pieza es igual a otra.

Para contarlo, decidimos generar una colección de fotos en las que se mostrasen formas, colores, detalles… que marcaban la diferencia. Para seguir con el estilo marcado en la propuesta creativa, las manos de la modelo fueron el expositor de las piezas, ya que la presencia de personas en las fotografías siempre acerca mucho más los productos a los clientes.