Ágatha Ruiz de la Prada
una sesión de fotografía y vídeo a todo color

Si hay una marca de moda que sea sinónimo de color, esa es sin duda Ágatha Ruiz de la Prada. Un universo con código propio que ha trascendido las modas temporales y se mantiene generación tras generación entre las más reconocidas.

¿Cómo resaltar el diseño con un buen trabajo de fotografía?

Una colección de fulares, monederos y portamóviles que además de estar confeccionada bajo el inconfundible estilo de Ágatha Ruiz de la Prada se había creado con otros atributos de gran valor que era importante mostrar: materiales reciclados, cremalleras de alta seguridad, suavidad, fácil mantenimiento…


Elementos de publicidad con base fotográfica

Para poder comunicar todo esto, diseñamos una imagen que equilibraba la foto del producto, así como iconos desarrollados ad-hoc para poder mostrar estas cualidades. Este tipo de recursos, cada vez más presentes en Amazon, son muy útiles para poder sacar al frente las principales cualidades sin que el usuario tenga que leerse todo el texto. Su conceptualización se apoya en lo que se conoce como limpieza informativa y son trascendentales a la hora de la toma de decisión sobre qué producto comprar.

Otro dato interesante para mostrar en este tipo de piezas son las dimensiones, así el usuario puede hacerse una idea real del tamaño del objeto. En productos como monederos o portamóviles es muy importante.


Desarrollar piezas que aúnen fotografía de calidad con un diseño que simplifique los datos claves del producto es fundamental para propulsar la venta online.

Texturas y detalles: en moda no pasan desapercibidos

Saber si la correa es fina o ancha, si el bolso tiene bolsillos internos o no, o compartimentos, poder ver si el cierre es con cremallera o con clip… Todo, todo, todo cuenta a la hora de decidir comprar un producto. Los clientes cada vez tienen más claro qué preferencias tienen a la hora de elegir un complemento, por eso es vital contar con un estudio especializado en fotografía de producto y moda que sepa mostrar todos estos elementos y preparar una sesión a la altura de las necesidades del mercado.

En el mundo de la moda, además, también es muy importante saber transmitir el tacto de las prendas a través de la imagen. El caso de los fulares, en concreto, es muy especial ya que van al cuello, y aquí la suavidad es un elemento imprescindible. Por su composición y tamaño no son prendas fáciles de fotografiar. En esta ocasión realizamos fotografías cenitales, de textura y desplegado.

Una fotografía puede transmitir sensaciones a otros sentidos más allá de la vista, como suavidad para el tacto, y eso marca la diferencia.

El remate final: el vídeo

Los productos de esta colección se vendían con un regalo muy exclusivo: un llavero con forma de corazón y textura de peluche. Todo esto venía recogido en un pack de papel sostenible. Y como contarlo así, no evoca del todo la experiencia del unpacking, decidimos que era mucho más real y sugestivo realizar una colección de vídeos.